La Reflexología podal es una técnica que está al alcance de todas las personas. Por tanto puedes elegirla si deseas aprender una Técnica natural de Salud de muy fácil comprensión y utilización, y de mucha efectividad.

Nociones fundamentales de Reflexología podal

La Reflexología podal es uno de los masajes con efecto más relajante que podamos experimentar.

En su aspecto terapéutico, es una interesante herramienta. para la evaluación no invasiva del estado de salud de las personas. Esta evaluación conduce luego a una profunda posibilidad de tratamiento globalista, causal.

Puedes aprenderla y utilizarla como profesionales o como no profesional, igual que ocurre con las técnicas de masaje. Su cuerpo teórico es pequeño, y la práctica no supone más que ver cómo la realiza el profesor, recibirla y realizarla.

Luego, como muchas otras materias, podrás seguir aprendiendo y perfeccionando toda tu vida. El campo de desarrollo de la Reflexología podal es grande. No es posible aburrirse o caer en la rutina, pues cada sesión, con cada persona, es diferente.

Una técnica al alcance de todos

Todo lo que tenga que ver con la salud entra en el campo de actuación de la Reflexología podal; desde la dificultad para dormir por las noches hasta las menstruaciones dolorosas o las migrañas, por ejemplo.

A nuestros estudiantes, desde el primer día de clase no les faltan personas sobre las que practicar. Es suficiente con que miren en su entorno, y todas o casi todas las personas que conocen pueden recibir los beneficios de esta técnica tan eficiente como suave.

Como algunas otras terapias naturales, esta técnica natural puede practicarse en casi cualquier lugar. Profesionalmente se realiza en una consulta, con su camilla y entorno habitual. Pero se puede realizar Reflexología podal en un sofá, entre sillas, en el suelo, en el jardín, en la playa, etc. Sólo hacen falta los pies y nuestras manos.

Puedes consultar aquí el temario de nuestro curso de Reflexología podal.

Deja una respuesta