Introducción

Los estudiantes de Quiromasaje, incluso los estudiantes iniciales de Osteopatía, a veces desconocen qué es la Terapéutica por las Cadenas miofasciales o tienen una noción básica de ella, que las relaciona con los estiramientos musculares.
En este artículo vas a poder aprender las bases de este Método.
Para este propósito, nos parece que lo mejor es empezar por presentar su historia.
 

Origen de la Terapéutica por las cadenas miofasciales

La Terapéutica por las Cadenas miofasciales parte de los descubrimientos realizados por Françoise Mézières en 1947.
Por esa época, ella era profesora de gimnasia clásica en la Escuela Francesa de ortopedia y Masaje. Recibió a una paciente que presentaba una enorme cifosis torácica, entre otros problemas articulares.
Para intentar estirar su espalda, le pidió que se tumbara, en decúbito supino, mientras ella presionaba la espalda de la paciente contra el suelo.
Esta maniobra provocó de inmediato una hiperlordosis lumbar y otros efectos en el resto del cuerpo.
De este fenómeno dedujo 5 leyes que se podrían resumir en que el cuerpo funciona y reacciona en conjunto, que no se puede trabajar eficazmente sobre una zona sin tener en cuenta a todas las demás.
Este descubrimiento de la globalidad corporal no nos sorprende en la actualidad, cuando ya desde tantas técnicas naturales de salud nos han estado diciendo en las últimas décadas que somos una unidad funcional.
Pero en ese año en el que lo descubrió Mézières, supuso una novedad grande, una revolución dentro del sector de la educación física, de las técnicas manuales y de la rehabilitación.
Terapéutica por las cadenas miofasciales

Aplicación práctica de la Terapéutica por las cadenas miofasciales

A efectos prácticos, Mézières puso en evidencia que para realizar un estiramiento eficaz en el cuerpo, era preciso estirarlo en su totalidad, que servía para muy poco estirar un músculo aislado, ya que los músculos esqueléticos no están aislados, sino que forman cadenas entre ellos, en combinación con las fascias.
Las leyes descubiertas por Mézières determinaron una técnica opuesta a la técnica segmentaria que en aquel entonces se utilizaba.
En esta nueva técnica ya no se trataba de fortalecer ningún músculo, sino de flexibilizar la totalidad de la musculatura posterior por medio de un trabajo isométrico.
Los buenos resultados de este nuevo método se mostraron enseguida. Como le sucede a muchas personas que encuentran algo revolucionario, por supuesto sufrió la indiferencia e incluso el ataque de muchos profesionales de su sector.
No es difícil ponerse en el lugar de esos detractores de ese tiempo, habiendo aprendido en la universidad y en los libros de prestigiosos profesores una forma local de trabajar las lesiones y las deformaciones y trabajando de esa manera toda su vida. Les tenía que ser muy complicado comprender y aceptar otra manera de hacerlo que escaba a su razonamiento.
Mézières creó una escuela propia, a la que acudían los que se iban interesando en esa nueva forma de trabajar, primero sólo unos pocos, pero después fue creciendo más y más hasta llegar a ser practicado por una parte de los fisioterapeutas y osteópatas franceses primero y a ser conocido y extenderse otros países.
 

La Terapéutica por las cadenas miofasciales en la actualidad

En estas últimas décadas, el interés cada vez mayor de la sociedad por la salud, junto a la demanda creciente de terapias naturales, ha favorecido la difusión del Método Mézières y de los métodos que se derivaron de él.
El Método es practicado a veces por profesionales que se dedican exclusivamente a él. También es practicado especialmente por osteópatas, por fisioterapeutas y, en menor grado, por profesionales de la educación física.
 

La Terapéutica por las cadenas miofasciales en nuestra escuela

En el Centro de Estudios de la Salud, la Terapéutica por las cadenas miofasciales se ofrece como una formación completa que se puede estudiar de manera independiente a todas las demás formaciones que impartimos.
Principalmente la estudian los masajistas, los osteópatas y los monitores de pilates, pues aporta muchísimo en cualquiera de las tres profesiones.
También hay profesionales que trabajan con ella exclusivamente, que prefieren especializarse en este método, del cual se puede vivir, ya que es una técnica más (como puede ser el masaje, la osteopatía o la psicoterapia), en la que se recomienda a los pacientes (si la economía se lo permite) que acudan a consulta una vez por semana.
Es una formación que se puede empezar desde cero, pues nuestra pedagogía está diseñada para que pueda aprenderse y practicarse desde el primer momento.
Estando toda la teoría en la plataforma educativa a disposición de los estudiantes, las clases pueden dedicarse fundamentalmente a la práctica.
Los estudiantes que empiezan a aplicar el método en sus consultas, pueden ver cómo aumentan sus resultados.
Los pacientes sufren menos recidivas de sus dolores y lesiones, ya que es todo el organismo a la vez lo que se rearmoniza.
También la Terapéutica por las cadenas miofasciales es un excelente método preventivo, especialmente útil para deportistas, pues al mantener el cuerpo en un estado óptimo, éste es menos vulnerable a las lesiones y entrega más rendimiento con menos esfuerzo.

Deja una respuesta